Close
Olive Oil Olives Sauces
Gazpacho/Salmorejo/Tumaca Organics
Products catalog

Según las estimaciones del US Census Bureau International en el año 2040 la pirámide de población española estará totalmente invertida, encontrándose el máximo de porcentaje de habitantes en torno a los 65 años. No hace falta recorrer 40 años para darnos cuenta que el envejecimiento de nuestra población es ya una realidad, si a este hecho sumamos la progresiva incorporación de la mujer al mercado de trabajo, nos encontramos con uno de los nuevos grandes problemas de nuestra sociedad: ¿Quién cuidará y alimentará a nuestros mayores? La respuesta más profesional son los Centros Especializados (Centros de Día, Residencias, etc). Una revisión de los diarios económicos de los últimos años revela que el cuidado de nuestros mayores es una de las oportunidades de negocio más importantes para el sector HORECA. Las personas que se incorporan a ese grupo que llamamos “la tercera edad” no cumplen con el estereotipo de abuelo en silla de ruedas, con poco carácter y desinteresado por cuestiones como política, ocio o alimentación sana; el nuevo “abuelo” es cada vez más activo, posee un mayor nivel cultural y económico y, en la mayoría de los casos tiene ganas de hacer muchas de las cosas que no pudo cuando formaba parte del mercado laboral. Estos “nuevos jóvenes” son ya los destinatarios de gran parte de las atenciones de nuestra publicidad y de los guiños de nuestros políticos y, económicamente hablando, quizás sean el bálsamo que nuestro sector HORECA necesitará si persisten en los años próximos los malos datos turísticos de este verano.

La oferta para una tercera edad cada vez más exigente debe hacerse desde criterios que potencien su desarrollo y cuidado personal, debiendo aportar al mismo tiempo una alimentación sana y a la medida de los problemas propios del envejecimiento. El aceite de oliva como pilar fundamental de la dieta mediterránea tiene mucho que ofrecer al bienestar de nuestros mayores.

La teoría que goza de más adeptos a la hora de explicar el envejecimiento humano es la de la “peroxidación provocada por radicales libres”. Los radicales libres son átomos o moléculas que poseen un electrón desapareado. En nuestro organismo están continuamente produciéndose reacciones que conducen a la formación de radicales libres que provocan, llevados al extremo, el envejecimiento y la muerte celular por modificaciones en ácidos nucleicos, enzimas o ácidos grasos poliinsaturados constituyentes de los fosfolípidos de la membrana celular. Mientras que nuestro organismo posea cantidades suficientes de antioxidantes (vitamina E, polifenoles, etc) será capaz de aminorar los efectos de la peroxidación pero, si nuestras defensas antioxidantes se viesen mermadas y, además se aumentase la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados (3 y 6), los fenómenos de envejecimiento se acelerarían significativamente. El aceite de oliva virgen, posee frente al resto de las grasas las siguientes ventajas para nuestros mayores:

  • Un elevado contenido en ácido oleico, ácido graso monoinsaturado que rebaja el colesterol malo (LDL) y aumenta el colesterol bueno (HDL), disminuyendo el riesgo de sufrir infarto de miocardio y, por tanto aumentando la esperanza de vida.
  • Un elevado contenido en vitamina E y polifenoles que, como se ha demostrado en múltiples investigaciones, previenen la arteriosclerosis, el cáncer y el envejecimiento.
  • Un contenido suficiente pero no excesivo de ácidos grasos poliinsaturados (presentes a porcentajes superiores al 50 % en girasol, soja o maíz), ácidos grasos esenciales para el organismo pero perjudiciales, sobre todo con el paso de los años, si existe exceso de los mismos. En este sentido, los ensayos realizados por Harman con ratones a los que se alimentó con tocino, aceite de oliva, aceite de maíz y aceite de cártamo demostraron que aparecía una mortalidad más elevada a medida que aumentaba el porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados de la alimentación, en el mismo sentido, se observaron mayor número de errores en test de inteligencia para los ratones alimentados con grasas más insaturadas.
  • El elevado contenido en ácido oleico es muy conveniente para prevenir la perdida de calcio en los huesos durante el envejecimiento. Estudios realizados por Laval-Jeantet demostraron una correlación positiva entre consumo de aceite de oliva y mineralización ósea.
  • El bajo contenido en ácidos grasos poliinsaturados y la magistral formulación de antioxidantes naturales permiten al aceite de oliva virgen proteger nuestra piel del paso del tiempo. Debe tenerse en cuenta que los fenómenos de alteración de la epidermis por acción de los rayos solares se basan en reacciones por radicales libres. Investigaciones realizadas por el grupo de Pinckney sobre como se transformaba la piel durante nuestra vida, pusieron de manifiesto que casi el 80% de los pacientes que consumían una dieta con más del 10% de ácidos grasos poliinsaturados (girasol, maíz, soja, cártamo, etc) presentaban signos de envejecimiento cutáneo prematuro y, dentro del grupo, el 60% había tenido que someterse a cirugía para extirpar alguna lesión cutánea sospechosa de ser maligna.

Esta exposición viene a resumir lo que estos “viejos” consumidores mediterráneos saben de antaño: Los hábitos alimenticios de los años 60 en los países ribereños del Mediterráneo propiciaban una esperanza de vida mucho más alta que la de zonas mucho más desarrolladas sanitaria y económicamente. Debemos reconocer que algunas cosas ya están inventadas y, si las nuevas Residencias o Centros Especializados quieren apostar por la salud como elemento diferenciador en su oferta a la tercera edad, el consumo de aceite de oliva virgen debe ser una constante dentro de sus cocinas.

Online Shop

Online Shop

Where to buy

Where to buyFind the nearest place to you where you can buy ArteOliva products